ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA ADLERIANA-Enlace a facebook

martes, 20 de agosto de 2013

ENTREVISTA A GIUSSEPPE FERRIGNO (TERAPEUTA ADLERIANO, ITALIA)

Fuente original del artículo: http://psyciencia.com/2013/07/18/encuentro-con-un-terapeuta-prof-dr-giuseppe-ferrigno-italia/



El Prof. Dr. Giuseppe Ferrigno es analista didacta y profesor de la Sociedad Italiana de Psicología Individual (SIPI) su formación estuvo supervisada por el eximio terapeuta adleriano, recientemente desaparecido,  el Prof. Dr. Pier Luigi Pagani, y  reconocido por ser el continuador directo de las ideas clásicas de Alfred Adler.
Ex profesor de la Universidad Católica de Milán, autor y co-autor de numerosos artículos y publicaciones sobre diversos temas y disciplinas.
Han pasado 6 años del primer Congreso Internacional Adleriano: “Todo pude ser de otra manera” (2007) realizado en Uruguay. En aquella oportunidad el Dr. Ferrigno envió una carta de saludo para abrir la ceremonia que decía: “el Centro de Estudios Adlerianos es un verdadero crisol, un laboratorio de ideas y de fermento. Tengo la intención de colaborar en el futuro más estrechamente con todos ustedes, enviando artículos y estudios adlerianos significativos”. Un rasgo característico de los adlerianos es la responsabilidad, el respeto y la coherencia entre la teoría y la práctica (praxística), esta entrevista es una evidencia más de ello.
Para concluir la nota introductoria, es adecuado para aquellos que pretenden interpretar (de forma silvestre) la obra adleriana, citar un parágrafo del argentino Jaime Bernstein (en la Introducción a la obra “Práctica y Teoría de la Psicología del Individuo”):
“Digamos sólo que si nos atuviésemos a las clasificaciones de sus comentaristas, la Psicología Individual, sería, a un tiempo, ‘excesivamente individualista’,  ‘excesivamente social’, ‘excesivamente fisiologista’, ‘excesivamente animista’, excesivamente librearbitrista’, ‘excesivamente determinista, ‘excesivamente filosófica’, ‘excesivamente médica’… No puede menos que desconcertar tan singular disparidad en la apreciación de los técnicos acerca de una concepción que, conociéndola en su fuente, ofrece, por el contrario, un plan de pensamiento neto y decidido. Si siempre es aconsejable la fuente original, hay sobrados motivos para validar este consejo muy especial en el caso adleriano, tan grotescamente distorsionado por divulgadores y contradictores que –no queda otra explicación- conocen a Adler, sólo por haberlo saludado desde lejos”.
¿Qué principios epistemológicos caracterizan la Psicología Individual de Alfred Adler?
Después de 1911, Alfred Adler, mediante el reconocimiento del “sentimiento subjetivo de inferioridad” como principio de motivación de la vida psíquica marca la transición de un “modelo de pulsión libidinal con orientación biológica” a un “modelo relacional y fenomenológico”, que es el propulsor de una revolución copernicana dentro de la psicología profunda. No podemos olvidar que la concepción del mundo de todos los científicos del siglo XIX estuvo influida por la física newtoniana: el concepto freudiano de “pulsión libidinal” una vez más la dicotomía irreconciliable entre lo orgánico y lo psíquico, entre el cuerpo y la mente. Adler a través de la “sensación subjetiva de inferioridad” abre horizontes hacia una perspectiva “subjetiva, ficcional, teleológica, unitaria, relacional”. Mientras que Freud, a través de la búsqueda de razones objetivas, para toda su trayectoria teórica, desarrolla un enfoque arqueológico y reduccionista del hombre con el objetivo de crear una “psicología científica”, Adler, liberándose gradualmente de cualquier forma de determinismo mecanicista, anticipa un espíritu verdaderamente pionero, “holístico” de la física contemporánea, que considera la materia y la energía como intercambiables.
Para comprender profundamente la piscología individual, anti-dogmática y creativamente moderna, basta reflexionar sobre esta cita de Alfred Adler en “Psicología del niño difícil”: “Daremos la bienvenida a cualquier comparación, porque somos tolerantes: Hay que estudiar otras teorías y otros puntos de vista, para poner todo en comparación con mucho cuidado y no ciegamente a una “autoridad “, ni a mí.”
La mente, para Adler, es un fenómeno dinámicamente temporal, un lugar de convergencia de pasado, presente y futuro, un continuo “movimiento” transformador de “bajo” hacia  “arriba”, de  “minus a  plus”. Los individuos, cuya naturaleza es relacional, ya que la inferioridad tiene raíces profundas relacionales (en latín infěrior es una comparación que implica un segundo término, y el otro del mismo) están motivados por necesidades y valores, no por fuerzas mecánicas de origen instintivo-biológico.
Adler en la consideración del “sentimiento de inferioridad” como base y dinámica de la vida psíquica de conducción se coloca  en el subjetivismo fenomenológico de la ficción, la imaginación, la intencionalidad causal, el ser creativo, la pareja creativa todo “dentro de la configuración y el proceso de aliento empático como valiosa herramienta terapéutica”. Se puede considerar, el fundador del enlace socio-cultural de la psicología profunda, como objeto constante de sus estudios es la “relación/comunicación y los estados emocionales”.
Si la mente es considerada desde una perspectiva relacional, intersubjetiva, interindividual, intencional y prospectivamente orientada, entendemos la importancia de cultivar la suficiente atención en los intercambios con las necesidades primarias (Bedürfnis), que el niño, desde el primer llanto, muestra necesidad de recibir ternura (Zärt) y afecto. Si esto ocurre, el niño adquiere armoniosamente el lenguaje de la ternura, de la reciprocidad y  el sentimiento social. Para Adler es indiscutible la esencia dialógica de la naturaleza humana: el “individuus” es la indivisible red de relaciones, conversaciones e  intercambios interpersonales. En “Psicología del niño difícil”, escribe: “No existe un intelecto privado. Ello se ha desarrollado comprendiendo a los otros, acercándose a los semejantes, identificándose con ellos, viendo con sus ojos, oyendo con sus orejas, sintiendo con sus corazones”. El trastorno mental es considerado una falta de sentimiento social en el cumplimiento de las tres tareas fundamentales del hombre: la amistad, el trabajo, la sexualidad.
¿Cómo es una psicoterapia adleriana?
El tratamiento consiste, brevemente, en tres etapas o fases, que se producen repetidas veces, y no necesariamente en este orden, dentro de los ciclos de sesiones o dentro de la misma sesión:
1. fase de evaluación exploratoria a través del análisis de la constelación familiar y los primeros recuerdos, se centra en los objetivos de ficción del plan de vida inconsciente y estilo de vida único e irrepetible con el que se persigue estos objetivos. Las primeras entrevistas (anamnesis) están dirigidas a la comprensión de la situación actual en relación con las tres tareas fundamentales. Junto al material consciente, proporcionado por el paciente, se analizan sueños, metáforas y símbolos, todo acompañado de la construcción de la relación terapéutica;
2. fase de transformación, se caracteriza por el reconocimiento y el desmantelamiento de los mecanismos de compensación de las ficciones negativas y perjudiciales para el enfoque intensivo en la interpretación de la transferencia y la contratransferencia;
3. fase prospectiva,  se prevé la apertura hacia nuevos proyectos existenciales acompañados por la revisión del “estilo de vida”.
La conclusión de la psicoterapia es la  dinámica de un proceso y, regularmente, el resultado de la redefinición de la relación terapéutica, la elaboración de la separación, una síntesis de los objetivos perseguidos y alcanzados, marcado por dos elementos dinámicos, siempre presentes dentro del “setting”: “comprensión/interpretación y aliento empático”.
¿En qué ámbitos se puede aplicar la psicología adleriana?
La Psicología Individual es un modelo teórico aplicable no sólo en la terapéutica: es una teoría del hombre en sentido  cósmico y ofrece una filosofía de la vida en “este” mundo basado en el “sentimiento de comunidad”, es la utopía ficticia de la convivencia interindividual y la colaboración entre los seres humanos, siendo el sentimiento social la columna vertebral. El modelo teórico y práctico, por lo tanto, es de aplicabilidad en el contexto de la psicoterapia y el análisis, la psiquiatría, la psicología, la psicoeducación, asesoramiento, terapia familiar y de pareja, la psicología laboral, compatible con las hipótesis científicas más actuales (por ejemplo, la “teoría de la mente”, “neuronas espejo”). Nuestra psicología permite intervenciones específicas en muchas áreas, la apertura a las comparaciones e intercambios de colaboración interdisciplinaria y multidisciplinaria, como la sociología, la semiótica, la lingüística, la antropología, las neurociencias. Basta pensar en la teoría de Adler sobre los sueños o las últimas investigaciones sobre el proceso de aliento empático.
¿Qué es lo que distingue a un terapeuta adleriano  de otro psicoterapeuta? 
El terapeuta adleriano tiene una responsabilidad mayor que otros terapeutas pertenecientes a diferentes orientaciones: por el hecho de que representa para el paciente un generador/activador del sentimiento social, él mismo debe ser el portador del sentimiento social. La empatía y el aliento son sus principales herramientas.
No puede, un terapeuta adleriano hacerse cargo de las heridas del alma “enferma” exclusivamente con la farmacología, sin implicación emocional, sin piedad, sin diálogo incesante y sobre todo sin la voluntad inagotable de escuchar. Él, por estos motivos, no “puede sustraerse” a la aventura contratransferencia a menudo peligroso de entrar, por la identificación, la subjetividad, en la interioridad y en la intencionalidad del paciente.  Por  la nueva experiencia emocional que se desarrolla en el “aquí” y “ahora” del “setting”, la creación de la pareja paciente-terapeuta, se convierte en una pareja creativa teleológicamente orientada.
La empatía, la capacidad de “ver con sus ojos, escuchar con los oídos, para vibrar con el corazón del paciente”, es lo que caracteriza a una psicoterapia adleriana, que es siempre una síntesis de la interpretación que resulta del desenmascaramiento de las ficciones fortificadas de la experiencia emocional de reparación del paciente.
¿Es importante la dinámica de transferencia y contratransferencia en un enfoque adleriano?
En una psicoterapia adleriana, a diferencia de una freudiana, las emociones del paciente se entrelazan con las del terapeuta en una dinámica de flujo continuo y bidireccional de transferencia y contratransferencia. Durante el transcurso de la “pareja terapéutica”, se invertirán los roles activamente distintos y, no sólo la de un padre o de la madre. El paciente puede sentir la necesidad de un abogado para defenderse o un fiscal que expone su punto de vista neurótico o un testigo de su sufrimiento o el espacio mental de la solidaridad dentro de los límites de los cuales la compañía tiene la oportunidad de expresar libremente su dolor o medio/herramienta, que puede ayudar a concientizar, pensando sus propios pensamientos, para expresar finalmente los sentimientos y las emociones siempre reprimidas por temor a ser juzgado.
El terapeuta adleriano puede, ser llamado un “sanador herido”. Recuerdo el mito paradójico del centauro Quirón que, después de haber curado la misma herida incurable de la pierna, cuida a sus alumnos todos los días, Hércules, Aquiles, Asclepio, (el Padre de la Medicina). El mito nos invita a activar el “sanador interno” que sobrevive en todos nosotros, evitando separar el terapeuta en un maniqueo, un lado, sano e imperturbable, y el otro, acostado en una cama, pasivo, enfermo e imperfecto, la normalidad de una parte y  la locura,  de otra.
¿Son importantes la ética y la deontología en una terapia adleriana?
Vimos como en un contexto adleriano se desarrolla un flujo bidireccional de resonancia emocional, transferencia y contratransferencia, que genera una influencia mutua en la pareja terapéutica.
Las investigaciones sobre la comunicación interpersonal nos hacen pensar en la conducta ética y profesional de un terapeuta adleriano, ya que siempre se debe tener en cuenta los resultados de la acción implícita e impredecible, de pensar, de sentir al paciente acerca del terapeuta y viceversa.
Un adleriano novel  como el centauro Quirón, “debe”  conectarse a través de la empatía con la “persona” que sufre. En la construcción de la configuración tiene, una gran responsabilidad, que implica la deontología y la ética y la formación permanente. “Debe” vigilar constantemente lo intrapsíquico e intersubjetivo mediante la auto observación, de su estado de ánimo, su subjetividad, sus heridas, para ser capaz de reconocer las emociones, los sentimientos y las heridas del paciente:
1. Aquí y ahora  de la configuración a través del control clínico directo de la dinámica en juego, lo que sólo es posible si el terapeuta ha llevado a cabo un análisis personal en profundidad;
• fuera del “setting”, en el curso de la supervisión;
• la formación de los terapeutas en general y la formación permanente de los formadores debe aumentar la capacidad de preguntarse acerca de las implicaciones éticas de nuestras acciones y de nuestro ser terapeuta. Un terapeuta adleriano debe hacer de la investigación en curso el objetivo principal.
¿Qué es la Sociedad Italiana de Psicología Individual (SIPI)?
El 29 de octubre 1969, un pequeño equipo de seis italianos, apasionados lectores de los libros de Adler, compuesta por Francesco Parenti, Pier Luigi Pagani, Mario Mantellini, Vittorio Pagano, Vincenzo Marino, Francesco Fiorenzola, se da el nombre de “Sociedad Italiana de Psicología individual”. En 1970, la SIPI es aceptada como miembro oficial de International Association of Individual Psychology. La S.I.P.I. es una asociación libre, sin fines de lucro, regida por una Constitución y tiene el objetivo de difundir la psicología adleriana.
¿Qué es  el ” Instituto Alfred Adler de Milan”?
El Instituto Alfred Adler de Milán, fundado en 1981 por Francesco Parenti y Pier Luigi Pagani, en 1982 se convirtió en parte de la “Asociación Internacional de Psicología Individual” (IAIP). El Instituto fue dirigido por Francesco Parenti desde su fundación hasta 1990. Los miembros del Instituto Alfred Adler de Milán son analistas didactas.
El Instituto, como parte del programa de formación permanente de sus miembros, organiza cursos y seminarios informativos  sobre teoría y técnicas de la psicología individual, promueve estudios, investigaciones, publicaciones y eventos científicos, y establece relaciones con asociaciones internacionales similares como el Centro de Estudios Adlerianos del Uruguay.
La actividad científica del Instituto Milán se divide en varias áreas, desde la investigación a la formación, la actualización de la propagación de la Psicología Individual a través de cursos, seminarios y conferencias. El Instituto Alfred Adler de Milán también funciona como Escuela de Psicoterapia Adleriana, que fue reconocido por el Ministerio de la Universidad y la Investigación Científica y Tecnológica  el 16 de noviembre de 2000.
La Escuela Adleriana de Milán considera que el término “escuela” no sólo en el sentido de “hogar” en el que la cultura se transmite pasivamente, sino en el significado más profundo y característico de un privilegiado “lugar”, laboratorio, que “produce” activamente “cultura”, y promueve el sentimiento social para con toda la comunidad.
¿Cuáles son los requisitos para la formación de los analistas adlerianos?
Para ser inscritos en el registro de analistas adlerianos SIPI tenemos estos requisitos:
• Inclusión en la lista de los miembros de SIPI;
• Calificación  en el ejercicio de  psicoterapia;
• Análisis de formación que debe ser articulado en dos análisis sucesivos y complementarios con un total no menor de  300 horas:
1. análisis personal con un entrenador o un analista oficial por un período no menor de 4 años con, por lo menos, una frecuencia semanal;
2. análisis didáctico con un analista oficial (elegido de una lista de nombres recomendados por la Junta) por un período no menor de 2 años.
Al final del entrenamiento oficial  se atenderá personalmente la presentación del candidato y el examen final para comprobar la adquisición de los candidatos de los conocimientos teóricos, las medidas clínicas, técnicas y metodológicas para garantizar las competencias específicas de la figura profesional del ‘analista adleriano’ según los criterios establecidos por el Colegio de Analistas Didactas.

PSICOTERAPIA ADLERIANA BREVE: UN CASO DE ENCOPRESIS INFANTIL

Psicoterapia breve adleriana: un caso de encopresis



Publicado el 30 julio 2013 por Davidsaparicio
Andrés Buschiazzo | On 30, jul 2013

Fuente original:
http://psyciencia.com/2013/07/30/psicoterapia-breve-adleriana-un-caso-de-encopresis/

Para Adler, un aspecto de la psicoterapia es reducir el síntoma a su mínima expresión. El diagnóstico y el tratamiento están intrínsecamente vinculados. En el capítulo “Técnica del Tratamiento” del libro “Superioridad e interés Social” de Ansbacher & Ansbacher, encontramos como la diagnosis y el proceso terapéutico se relacionan en la ilustración de la reacción de Adler a la información de un paciente desordenado desde niño: “Se ve la sombra de otra persona que ponia orden por él (…) Ustedes pueden explicarle, ‘usted era desordenado, transfería su obligación a otros. Hoy es todavía lo mismo. Tiene miedo de ir adelante solo” (1968, p. 169).


El Counselling adleriano y sus cuatro fases:


1. Relación terapéutica, consistente en establecer un buen rapport y disminuir la resistencia. Capacidad de empatía.
2. Anamnesis: los propósitos del comportamiento (el para qué), observación más notable y la constelación familiar.
3. Explicación de las motivaciones inconscientes y las consecuencias del comportamiento inadecuado.
4. Re-orientación. El aliento es el aspecto más importante en este momento, para que el paciente use el comportamiento de manera constructiva y desarrolle el sentimiento de comunidad (“Gemeinschaftsgefühl”).
Dreikurs sistematizó los objetivos de vida, para comprender comportamientos inadecuados: Atención, Poder, Venganza, Inadecuación y Excitabilidad.


Los indicadores para conjeturar sobre el propósito del comportamiento lo encontramos en Walton:
1-Tipo de comportamiento
2-¿Cómo responde el niño al ser corregido?
3-¿Cómo se siente el adulto con respecto al comportamiento del niño?


“Ramiro tiene diez años y padece de encopresis”
Sabido que no es una encopresis orgánica, como lo indican estudios médicos, consideramos que estamos frente a un niño con una inferioridad psicológica y social exacerbada, no orgánica.
En casos de encopresis puede suponerse, sobre la base de nuestras experiencias y las de Adler en las clínicas para padres en Viena, que se trata de un movimiento cuyo objetivo es el de establecer contacto con la madre, de manera inadecuada. El chico se expresa a través de su encorpesis. Está hablando en el “lenguaje de su intestino”. Consideramos todas las formas de expresión de un paciente parte del estilo de vida.
En psicoterapia, de acuerdo con la teoría de la comunicación: “no es posible no comunicar”. Ramiro expresa de forma inconsciente y no tan inconsciente: “Yo no soy lo suficientemente grande. Todavía tengo que ser controlado por mis padres”. Cada vez que la madre lo ve muy entretenido jugando le pregunta si tiene la necesidad de ir al baño, esto sucede al menos dos o tres veces al día. El niño da a su madre un trabajo extra y a la vez la madre actúa de modo que cronifica el problema.
Para Dreikurs “Un niño dependiente de su madre no suele ser débil y desamparado, sino tiránico: se aprovecha de su aparente debilidad para obligar a la madre a ponerse a su servicio. El niño influye a menudo en su madre más de lo que influye en él, y a menudo también las relaciones de los niños entre sí y con todos los miembros de la familia desempeñan un papel decisivo” (1964, p 80).
Es importante en counselling familiar preguntar por: ¿Cuál de los hermanos es el más diferente? El diferente es con el que está compitiendo. No necesariamente con conciencia de rivalidad. Es necesario conocer las características comunes, siempre las más relevantes son las diferencias.
Debemos averiguar por qué este niño es consentido (“pampered”) menos ahora que antes. El niño tiene un ideal ficticio (su meta): ser consentido, tener a alguien a su entera disposición. Es necesario lograr que el niño con la ayuda de los padres agregue algo a su estilo de vida, para que pueda hacerse más útil y afrontar con valía los tres problemas fundamentales de la vida (amor, contacto social y trabajo).
“Tiene un hermano pero no del mismo padre”
Otro instrumento con que contamos es la “constelación familiar”, significa la posición psicológica y no cronológica que ocupa el niño dentro de la serie de hermanos. Cada miembro de la familia interpreta y valora a la familia de múltiples formas, por eso la relevancia de comprender el contexto familiar y las atribuciones que cada uno hace, Adler afirma: “la situación nunca es la misma para dos hijos de una familia”. La posición que ocupa varía según el sexo, edad y número de hermanos. Si hay una distancia mayor de 5 o 7 años sabemos que estamos frente a dos subfamilias. Hay una multiplicidad de combinaciones al respecto.
Ramiro es hijo de otro padre al que no ve mucho y reconoce a su padrastro como a un verdadero padre. El padrastro está en pareja con la madre desde que Ramiro tiene 2 años.
Este es un primer dato para entender que pude sentirse rechazado e inferior frente al otro hermano que vive en una familia convencionalmente constituida y continentadora. Durante los primeros 5 años de vida Ramiro fue el único hijo de la familia hasta la llegada de Jaime a quien ve como un competidor directo por el amor de la madre y la atención de los padres. La encopresis es la protesta rebelde que Ramiro diseñó para atraer la atención y el cuidado de toda la familia.
“Nunca en la noche, sólo de día”
Esta información influye en nuestra forma de pensar. Durante el día se encuentra bajo tensión, en la noche parece estar contento. Podemos imaginar muchas cosas y asumir que a menudo duerme con su madre en la noche, mientras que durante el día quiere hacerse conocer de manera desagradable, como diciendo: “Me tienes que dar atención más personal”. Durante el día la lucha se intensifica.
“Hasta los 7 durmió en el cuarto de nosotros luego le hicimos un cuarto para él solo”
Esto que podría ser un privilegio para cualquier niño, para Ramiro no lo es porque debe abandonar el cuarto de sus padres y dejar a su hermano menor durmiendo con ellos. Este cambio coincide con los primeros llamados de atención, cada vez que no podía dormirse llamaba a la madre y le pedía que se quedara con él hasta que se durmiera, esto sigue sucediendo y es habitual para la madre quedarse en el cuarto hasta que cierra los ojos.
Esta interpretación (referida a la etiología contextual de la encopresis) quedó como conjetura en el terapeuta, no se la reveló por considerarla fuera de timing.
Es dable interpretar (Deutung) que la encopresis está al servicio de la meta final ficticia: obtener atención y poder.


Fragmento de la primera entrevista con la madre:  


Psicoterapeuta: “Nos gustaría hablar con usted acerca de su hijo. ¿Cómo le va en la escuela?
La madre: Él trabaja muy bien
Psicoterapeuta: ¿Te ha mencionado lo que le gustaría ser en la vida?
La madre: le gustaría ser contable
Psicoterapeuta: es bueno que ya tenga una incipiente vocación si bien lo puede cambiar, ahora ¿Él entiende algo sobre este tipo de trabajo?
La madre: si, él muestra cierta comprensión, además de que es bueno en matemática.
Psicoterapeuta: ¿Cuáles son las cualidades positivas de Ramiro?
La madre: es bueno con los números, con la computadora, todo lo que tiene que ver con la tecnología. Si algunos de nosotros no sabemos cómo se utiliza algún programa de la computadora, le preguntamos a él y seguro que sabe. Es muy bueno en informática
Psicoterapeuta: ¿Ramiro colabora en casa?
La madre: no”
Cuando estamos con un paciente en la primera entrevista, tanto en psicoterapia como en counselling, lo primero que tenemos que hacer es identificar las cualidades positivas, no podemos resolver los problemas si partimos de disfuncionalidades. Lo hacemos a través de los recursos del paciente.
Psicoterapeuta: ¿Tienes alguna preocupación o algo que te gustaría cambiar de la situación de algunos de tus hijos?
Madre: Mi preocupación principalmente es Ramiro, lo que más me preocupa es que se haga en los pantalones (…) se le hicieron estudios médicos, pero dicen que no tiene nada (…) desde los 7 años que tiene este problema y no ha logrado superarlo, sucede cuando está jugando en los cumpleaños, en la escuela y en casa cuando tengo que salir. Eso hace que muchas veces llegue tarde a trabajar porque tengo que limpiarle la ropa.
Psicoterapeuta: Cuando tenías 12 0 13 años observando tu propia familia (padre, madre, hermanos) habrás sacado una conclusión sobre la vida de tu familia, pudo ser algo positivo de ella por ej.: me gusta tal cosa… o puedo ser algo negativo, por ej.: no me gustaba…. ¿Cuál fue la conclusión que sacaste cuando tenías entre 12 o 13 años sobre tu familia?
Madre: Que en mi familia estaba sola…
Psicoterapeuta: ¿Por qué?
Madre: Mi mamá trabajaba mucho y a papá lo veíamos una vez cada tanto porque era camionero…
Psicoterapeuta: ¿Cómo te sentías al estar sola?
Madre: Mal, triste”
De esta “observación más memorable” inferimos que la posición de inferioridad de la madre motivó que decidiera presentar una modalidad distinta a la de su familia de origen, aquella era la que la dejaba sola y triste, ahora ella opta por el camino de la sobre-protección y el control que se extiende hasta los mismos esfínteres.
Psicoterapeuta: Es cierto que pensaste y te prometiste que: “cuando yo sea madre no voy hacerle eso a mis hijos”
Madre: Sí
Psicoterapeuta: Seguramente fue una buena idea ya que te sentías muy sola y triste en tu familia…
Madre: Mucho
Psicoterapeuta: Entonces es muy razonable que hayas pensado que a partir de esa información – conclusión, hayas decidido: ‘voy a estar ahí con mis hijos para que nunca se sientan solos (…) voy hacer cosas buenas para ellos, pero también es posible que exageraras’ ”.
La “observación más notable” es verificable por el reflejo de reconocimiento, concepto acuñado por Dreikurs, y esto consiste en una manifestación indicadora de que el insight se produjo.
Psicoterapeuta: ¿Tiene sentido para ti lo que he dicho?
Madre: Si, pero opto por ayudarlo para que no demore y así evitar que llegue tarde a la escuela.
Psicoterapeuta: Es posible que estés en lo correcto ya que eres tú la madre y eres la que decide, no es mi trabajo decirte qué hacer… pero sí es mi trabajo ayudarte a ver sobre lo que está sucediendo con Ramiro, de alguna manera estás fomentando la creencia de que puede haber otra persona que resuelva todo por él mismo. Tal vez lo estés llevando a creer que una mujer debe resolver sus problemas. Sería posible si no estás continuamente con Ramiro ¿Que los ayudas a hacer independiente y libre?
Madre: Asiente (segundo reflejo de reconocimiento) pero también tiene problemas en la escuela, tiene miedo porque no puede salir a cada rato de la clase. Cuando siente ganas de ir al baño, tiene miedo de levantar la mano para preguntarle a la maestra si puede salir
Psicoterapeuta: Podría ser una idea eficaz involucrar al maestro en las nuevas actitudes sin re-trauamatizar ni provocar iatrogenia”.
La “observación más notable” es una técnica diseñada por Francis Walton, eximio counsellor adleriano, en 1994. Lo buscado con esta técnica es comprender el estilo parental de educación, cómo la educación que recibieron los padres, por compensación o sobrecompensación, influye en la educación actual de su hijos.
Comprendemos que parte del problema está en el vínculo entre Ramiro y su madre. Vemos como la conclusión de la madre de sentirse sola y triste incide en la elección del estilo parental sobreprotector. La madre de Ramiro está haciendo demasiado, lo está anulando. Recordamos el aforismo de Dreikurs “No hagas por tu hijo lo que él no pueda hacer por él mismo”. (Es difícil de entender a primer vista pero es muy simple, “si el no hace algo tampoco lo hago yo”).
Los puntos más importantes son: persuadir a los padres que asuman una actitud constructiva hacia el niño, para alentarlo y hacerles comprender la importancia de encontrar un lugar en la sociedad por el lado útil de la vida. Adler habló del sentimiento de inferioridad como una fuerza dinámica y positiva que empuja al individuo hacia adelante. “Ser humano equivale a ser inferior” (Pope), los individuos desde que nacen necesitan de alguien que los proteja y satisfaga las necesidades elementales para la supervivencia. Diferencia que se puede observar con el comportamiento de las gacelas que necesita tan sólo de diez minutos para caminar y conseguir comida por sus propios medios al seguir a su madre por las praderas.
Hay dos formar de sobrellevar la inferioridad: una por el lado útil de la vida acorde al sentido común, al bienestar social y otra por el lado inútil, cuando las personas a costa de otras intentan asegurar su existencia buscando sentirse superiores.


Fragmento de la entrevista con Ramiro


Psicoterapeuta: ¡Hola! ¿De qué te gustaría trabajar?
Ramiro: contable
Psicoterapeuta: ¡Muy bueno! ¿Eres bueno en matemática?
Ramiro: si
Psicoterapeuta: ¿Te gusta dibujar?
Ramiro: más o menos
Psicoterapeuta: Tú puedes ser un buen contable, pero tienes que tener coraje como para decirle a la maestra: “quiero ir al baño”, es como el que hace pesas en el gimnasio, te vas entrenando y ganado coraje. Si quieres ser contable debes tener coraje y estudiar. En toda la vida lo necesitas
Psicoterapeuta: ¿Qué hay de los deportes? ¿Te gusta alguno en especial?
Ramiro: si, el fútbol
Psicoterapeuta: ¿Tienes amigos?
Ramiro: Tengo muchos amigos
Psicoterapeuta: ¿Te peleas con ellos?
Ramiro: a veces
Psicoterapeuta: ¿Peleas con tu hermano?
Ramiro: sí, a veces. Jaime tiene 5 años.
Psicoterapeuta: Entonces eres el hermano mayor. ¿Él es amable contigo?
Ramiro: él no es malo, pero a veces busca pelearme
Psicoterapeuta: Si tu hermano es capaz de comportarse como si fuera más grande y solo tiene 5 años, tu puedes hacer los mismo ¿Qué te parece?
Ramiro: asiente sonriente (El niño se va)”.
La sesión concluye con el insight y el indicador del reflejo del reconocimiento producto de una interpretación acertada, finalista que lo llevará a ser creativo en la búsqueda de su propia valía.
El caso no se destraba sin una de las técnicas más desarrolladas de la psicoterapia adleriana: el “aliento empático” (http://psyciencia.com/2013/07/18/encuentro-con-un-terapeuta-prof-dr-giuseppe-ferrigno-italia/).
El aliento adleriano o el “encouragement” es el pilar de los resultados terapéuticos. Para Adler el desaliento es el cimiento de todos los fracasos psicológicos y sociales y de todas las mal llamadas enfermedad mentales. Según Adler “Sólo las personas que tienen intereses sociales pueden ser consideradas valerosas, ya que se sienten parte de un todo; saben que pertenecen a este mundo y que no sólo las ventajas, sino también las desventajas forman parte de ellas y son las suyas propias. Se sienten en casa e íntimamente vinculadas al curso de la vida. Por eso son valerosas, es decir: se enfrentan de un modo útil a los problemas de la vida”. (2012, p.23) Dreikurs psicoterapeuta adleriano dice: “La psicología de Adler permite tener éxitos donde otros podrían fracasar, porque es fundamentalmente optimista. Ve la fuerza aún en el débil que ejerce su tiranía mediante su debilidad; ve la inteligencia en el que se presenta como un tonto; ve la fuerza creadora y la capacidad de aguante en la neurosis, y en la psicosis la plena autodeterminación” (1965, p.20).
Secuencia del counselling
Conocidas las cualidades positivas de Ramiro avanzamos sobre el trastorno motivo de consulta: su encopresis. Lo primero que hicimos fue mostrarle a la madre cómo su actitud incidía negativamente en Ramiro. Utilizamos el humor y la ironía diciendo que: “detrás de cada niño que olvida hay una madre que recuerda”. La madre sonrió, esto es el “reflejo de reconocimiento” de cuando una interpretación da en el blanco. Además, prescribimos que dejara a Ramiro limpiar su ropa cuando la ensuciara. Luego de haber identificado las cualidades positivas de Ramiro sabemos y confiamos en que él sabe cómo manejar el lavarropas. Con esto buscamos que Ramiro obtenga mayor autonomía y libertad. Es devolverle el poder a Ramiro o empoderarlo como decimos los adlerianos y allí estamos haciendo psico-higiene o prevención, evitando el pasaje de la meta de atención a la lucha por el poder, a esta última la remplazamos por la colaboración
Cuando hablamos con Ramiro, estuvo de acuerdo con la sugerencia y la aceptó rápidamente.
La psicoterapeuta Alyson Schafer dice que el miedo de los padres a que los hijos no puedan controlar esfínteres los lleva a involucrarse demasiado. Cuando comienzan a gestionar y usurpar el papel del niño, les quitan el poder y la responsabilidad de hacerse cargos ellos mismo de esta función adquirida. En definitiva, les escamotean la facultad de decidir sobre cuándo ir al baño. Lo que se logra con este tipo de actitud es una lucha por poder. El niño se resiste a las presiones y manipulaciones paternas.
La lucha por el poder tiende a disolverse cuando los padres se los devuelven, y la responsabilidad que le fue quitada, es asumida por el niño. La prescripción de lavar la ropa y cómo ponerla en el lavarropas es una forma de ayudar al niño. Una vez que ha aprendido a hacerlo solo, deja de lado la encopresis, nos recuerda a la afirmación de Adler que “no hay enfermedad sin síntomas innecesarios”, aplicada al caso Ramiro, una vez que puede colaborar abandona la encopresis como un síntoma que no presta ninguna utilidad, pero para ello también hemos terapizado el contexto, en término más ajustados se trató de un counseling familiar de 3 meses de duración.


Bibliografía
Adler, A. (2012). Case Reading and Demonstrations: The Problem Child – The Pattern of Life. Vol. XX. United States of America: The Classical Adlerian Translation Project.
Ansbacher, L. & Ansbacher, R. (1976). Superioridad e interés social. Mexico: Fondo de Cultura Económica.
Dreikurs, R. (1965). La Psicología Individual de Alfred Adler. En Stern, E. & colaboradores. La psicoterapia en la actualidad. (68 – 92). Buenos Aires: EUDEBA.

jueves, 15 de agosto de 2013

¿ALFRED ADLER SIGUE SIENDO RELEVANTE?






El modelo teórico de la Escuela del Instituto Alfred Adler de Turín: ¿Alfred Adler sigue siendo relevante?
(Traducción del original italiano con pequeñas modificaciones para su mejor comprensión. Ruiz, 2013).

Original en italiano: http://www.scuolapsicoterapia.it/blog/item/il-modello-teorico-di-riferimento-della-scuola-alfred-adler-e-ancora-attuale.html

Escrito por Ilaria Battilocchi - Domingo, 21 de julio 2013. Publicado en Insights
La eficacia de la psicología individual, en la práctica clínica actual.

    Se examina el pensamiento científico actual de la psicología individual de Alfred Adler y su eficacia en la práctica clínica actual. Respondiendo a las preguntas de un grupo de estudiantes de la Escuela, un entrenador explica la teoría adleriana, su  potencial apertura a la dimensión intercultural y la relación con otras teorías que están bien integradas en el sistema de pensamiento epistemológico de Adler.

1) Q: La teoría de Alfred Adler fue formulado en el siglo pasado? .¿ Es una teoría relevante actualmente?

R: Los conceptos adlerianos tienen una edad respetable, ya que fueron formulados hace algunas décadas, pero conservan su validez, gracias a la contribución de las revisiones más recientes de la teoría y de la investigación. Por tanto, podemos mirar el potencial explicativo de la teoría con facilidad: la teoría de Adler es una buena guía para entender la dinámica psicológica en su conjunto, tanto en el individuo,  que afectan a las dimensiones más profundas, como en el hombre en su dimensión relacional con el contexto en el que vive, trabaja y actúa. En la teoría adleriana estar en el mundo de la persona tiene un interés prioritario. Ciertamente hay una gran cantidad de atención a las dinámicas intrapsíquicas e impulsos inconscientes que guían a las representaciones del mundo que cada individuo construye. La Psicología Individual combina por lo tanto, la dimensión intrapsíquica como el modelo relacional de interpretación que tiene su propia complejidad, pero al mismo tiempo es flexible y se adapta bien a diferentes situaciones y culturas.

2) Q: ¿Cuál es la mayor contribución del pensamiento adleriano para explicar los problemas complejos que vivimos hoy en día?.

R.: El alcance significativo de la teoría de Adler se mueve seguramente por el hecho de que su  referencia teórica matriz se presta a ser utilizada como una rejilla de lectura eficaz de la complejidad del ser humano. La complejidad que es inherente en la persona, para el terapeuta adleriano es asumida ya que es realmente único e irrepetible. A través de las claves de acceso y la decodificación de la teoría, es posible iniciar un proceso de conocimiento creativo para entender cómo el individuo se mueve en su mundo interior y  exterior en el que lleva a cabo su proyecto de vida.

En particular, hay dos casos que Adler considera como dimensiones motivacionales, relacionados con la experiencia de cada persona: el sentido de inferioridad de la condición humana es inherente a la evolución de cada individuo. Para colmo se trata de compensar con un sentido de superioridad que produce un empuje inmediato. Esta dinámica no solo explica los movimientos relacionados con la experiencia personal de cada persona  individual, sino que también se observa en los fenómenos sociales en diversos grupos de interés (étnicos, religiosos, políticos, económicos, etc.) En esa  situación de inferioridad respecto a otros grupos y las  rutas de activación de  redención para ir hacia la búsqueda de la superioridad y la dominación a veces de forma violenta.
El otro ejemplo de motivación, el de sentimiento social, que también es inherente al proceso evolutivo, que pretende ser un empuje de cada individuo hacia la sociedad con su compañero sentimental que en las formas maduras conduce a la cooperación. El sentimiento social si se alimentada y cuidada es un factor de estabilidad, puede, sin embargo, permanecen atrofiados, tanto en las personas (personalidades narcisistas, tan extendida hoy en día!) o grupos de poder que ignoran el sentimiento social y hacen de la búsqueda de la superioridad de su constante objetivo (nota de Ruiz 2013: Buscar notoriedad, éxito, el culto al cuerpo, la belleza y la admiración son formas de esa tendencia)

3) D:. ¿Qué avances se han producido en la teoría desde su formulación hasta la actualidad?

R: Al igual que todas las teorías que han establecido un conocimiento psicológico, incluso la teoría de Adler ha sufrido algunas modificaciones y reformulaciones que la hecen  aplicable con respecto a la realidad actual. La Psicología Individual ha desarrollado a lo largo de dos contextos inmersos en diferentes trasfondo filosófico de los países en los que desarrolla. En los Estados Unidos la rama más desarrollada es la de la psicología social que también es un núcleo que Adler había trabajado mucho. Y es bien conocido el interés de Adler por los temas sociales y políticos, los primeros campos de aplicación y la difusión de los principios de la Psicología Individual de Adler eran los contextos educativos, tales como la dirección técnica a los padres y maestros y el nacimiento de la primera clínica  orientación infantil. La mentalidad pragmática de ultramar (de Estados Unidos)  tiene un polarizado interés en los aspectos psicopedagógicos del tratamiento psicoterapéutico y también tienen un mayor conocimiento de las adaptaciones cognitivas.

En Europa, sin embargo, la estructura filosófica está mucho más desarrollada y ha hecho que el desarrollo de la teoría de la psicoterapia  adleriana tenga  una mayor atención a la dinámica y la formación de imágenes internas emocionales profundas derivados de las relaciones emocionales primarias desarrolladas con las figuras parentales. El aumento de la dominación de la  psicología intrapsíquica que marcó el desarrollo adleriano en Europa se ve compensado por el interés por lo social que dio  en el extranjero.

Estas dos líneas han demostrado ahora también una gran riqueza que anima el debate dentro del movimiento adleriano en el mundo.


4) Q: ¿Cuál es la relación entre la teoría de Adler y otras teorías psicológicas?

R:. La teoría de Adler es una teoría que se presta a encontrar diferentes puntos de contacto y la integración con otras teorías, precisamente por sus características de flexibilidad y multidimensionalidad. No hay que olvidar que Adler era un precursor, de muchas conceptualizaciones  que otros autores atribuyen a otras orientaciones psicológicas se puede rastrear en la obra de Adler. Lo interesante es que los conceptos básicos formulados por Adler han convertido en objeto de estudio e investigación de muchos autores no adlerianos. La teoría de Adler tiene una fuerte identidad enriquecida por las contribuciones que otros han desarrollado. (Nota Ruiz 2013: Por ejemplo el concepto de esquema cognitivo está ya en Adler como Esquema aperceptivo, en 1914)


5) Q: ¿Cuáles son las directrices fundamentales?

R: Para comprender la magnitud de la teoría de Adler y sus contactos con otras teorías psicológicas más recientes, hay que volver a las ideas que Adler, mucho antes de estas teorías fueran tomando forma. El discurso es, de hecho, largo y complejo, pero vamos a mencionar sólo un ejemplo. En 1908 Adler escribió un artículo titulado: "La necesidad de ternura del niño." En este artículo se puso de relieve el núcleo fundamental del desarrollo psíquico basa sus raíces en la relación madre-hijo, que sólo más tarde se tomaron y estudiaron cuidadosamente. En ese momento, estas ideas no se entendieron por qué el psicoanálisis freudiano se fijó en crear un modelo unitario sin desviaciones.  En pocas palabras, se encuentra el desarrollo de las ideas de Adler en Spitz, alrededor de los años 30, y en el transcurso de las siguientes décadas, el trabajo sobre el apego (Bowlby, Ainsworth,) y la intersubjetividad (Stern, principalmente y Fonagy ). La necesidad de ternura formulada por Adler que era la base del sentimiento social, también se vio desarrollada por otros autores con diferentes nombres. Creo que all'handling y la participación de Winnicott o el ensueño materno de Bion.

Para Adler también es importante entender cómo cada individuo se mueve en un campo de fuerzas que dan estructura en el medio ambiente en el que se mueve. Es fácil ver las similitudes aquí con la teoría de campo de Lewin y los fundamentos de la psicología de la Gestalt. El concepto de la constelación de familiar de Adler en Moreno tuvo otra excelente estudioso. Adler fue sin duda también un pionero de la terapia de grupo y sus ideas aplicadas en la escuela  de Turín, asume una forma muy similar a las técnicas sociométricas (Moreno), la dinámica de grupo (Lewin) y la enseñanza centrada en el cliente (Rogers). La estructura teórica de estos autores es perfectamente coherente con el marco básico adleriano, así que no cometerás un error si reinterpretas las teorías epistemológicas adlerianas gracias a las interpretaciones teóricas de autores irremplazables en otras corrientes psicológicas.

6) Q: ¿Así que la teoría de Adler actual se presta a los discursos de integración interdisciplinaria: ¿Es eso cierto?

R: Sí, absolutamente. Hay que superar la lógica individualista y narcisista generalizada, que por desgracia se da entre los psicólogos y en las distintas corrientes teóricas en las que solo es verdad sólo lo que se dice dentro de una teoría específica. No hay que olvidar que los psicólogos y los psicoterapeutas deben promover el bienestar y estar sirviendo a los necesitados. Ninguna teoría puede tener la pretensión de explicar todas las complejidades, aunque se formulen teorías poderosas pero realistas. Si, para mejorar el servicio psicológico estamos llamados a responder éticamente, es necesario enfrentar e integrar con otras formulaciones psicológicas, ¿por qué no? Lo importante no es solo encontrar similitudes y sinergias con otras teorías, sino también con otros campos de aplicación (piénsese en los grupos sociales, voluntarios, políticos, religiosos, etc.), Todo lo cual nos permite mantener activa y viva nuestra curiosidad y nuestra tensión para entender los detalles de la operación de la persona.