ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA ADLERIANA-Enlace a facebook

miércoles, 13 de marzo de 2013

TRASTORNOS DEL HUMOR (ESTADO DE ANIMO)



7.4. TRASTORNOS DEL HUMOR

A) Trastorno Bipolar ("Psicosis Maniaco-Depresiva"):


   .Para Adler el estado de  "Manía"  ( fase maniaca ) ocurre en personas que no creen en sus posibilidades para alcanzar su meta de superioridad mediante métodos directos. Mediante la manÍia la persona se engaña a si misma y a los demás creyendo que ya ha alcanzado su meta definitiva de superioridad, pero se decepciona rápidamente y cae en el polo depresivo.

  .Peven y Shulman (1985) han desarrollado la teoría adleriana del trastorno bipolar mencionando 5 factores implicados en la misma : (1) Presencia de una Inferioridad orgánica relacionada con factores bioquímicos y neurobiológicos (2) Existencia de una Personalidad o Estilo de Vida premórbido (frecuentemente de tipo ciclotímico), (3) Presencia de un sentimiento de exaltación y poder personal congruente  con un estado anímico expansivo (fase maniaca), (4) Falta de valor en la propia capacidad o competencia personal para abordar diversos problemas (sentimiento de inferioridad) y (5) Estado maniaco como maniobra de auto-engaño (inconsciente)  que oculta  la incapacidad personal.
 
   .Igualmente Peven y Shulman han realizado un estudio en un grupo de paciente con trastorno bipolar describiendo 8 Características de su Estilo de Vida o Personalidad : (1) Estilo perceptivo caracterizado por el Razonamiento Emocional (sus percepciones y operaciones mentales están muy ligadas a su estado anímico), (2) Presencia de metas personales relacionadas con la Ambición de Logro (Desarrollo de metas personales inconscientes relacionadas con grandes logros de improbable consecución), (3) Rebelión Encubierta contra la obligación de logro (Resentimiento contra la atmósfera familiar que apunta al logro ambicioso), (4) Orden de nacimiento frecuente relacionado con ser el/la Primogénito (en quien la familia suele depositar sus metas y valores de logro), (5) Estilo cognitivo relacionado con La excesiva Atribución de Poder y Responsabilidad (fase maniaca) y Fallo-Culpa (fase depresiva), (6) Valor de la Excitación que aparece en los primeros recuerdos como orientación de logro-poder, (7) Extremismo relacionado con los razonamientos polarizadores y antitéticos y con las fases maniaco-depresivas y (8) Sentimiento de Ineptitud o Incapacidad Personal y Deseo de Impresionar a otros relacionados a su vez con rasgos de extroversión personal en estos sujetos.
 
   .La fase depresiva tanto para Adler como para Peven y Shulman tiene la finalidad de continuar con la misma meta ambiciosa de poder y logro pero ahora con los síntomas depresivos más indirectos que tienen la finalidad inconsciente de Poner a los otros al servicio del sujeto (inconscientemente) mediante el despliegue de quejas, ánimo y visión de las cosas depresiva. Ello a su vez produce un estado de superioridad ficticia y evitación de responsabilidades en las tareas de la vida. Todo ello son fines inconscientes.
 
   .En resumen el trastorno bipolar deriva de la interacción entre la inferioridad orgánica (factor bioquímico), la atmósfera familiar (ambiciosa con el logro), que incide sobre el sujeto (más frecuente en primogénitos como depositarios de los valores y ambiciones  familiares) y del "poder creador" del sujeto que intenta compensar mediante sus metas de logro desmesurada su incapacidad real o percibida (sentimiento de inferioridad). Como las metas son poco realistas, ocurre la consiguiente frustración y depresión, donde ahora el Estilo de Vida sigue orientado a los mismos fines pero con los métodos depresivos; hasta que el sujeto recurre de nuevo a los métodos maniacos, y así en círculo más o menos largo o perdurable.
B) Depresión (Depresión mayor, Distimia y Trastorno adaptativo depresivo):

    .El modelo general hace mención a cuatro factores que explican la presencia de una depresión:
     -(1) La inferioridad orgánica: Lo que en la actualidad denominamos factores biológicos de la depresión. Estos factores bioquímicos y  genéticos tienen mayor peso en las depresiones mayores y menores en la distinta y  el trastorno adaptativo depresivo.
 
     -(2) Precursores o antecedentes infantiles: Relacionados con experiencias de aprendizaje del estilo de vida mimado (p.e protección y atenciones a conductas de debilidad, llanto o quejas) o con la falta de experiencias gratificantes en las relaciones (malos tratos, negligencia, etc) que llevaría al sujeto a un pobre desarrollo de sus habilidades e intereses sociales y a conductas hostiles o despreciativas más o menos manifiestas. Todas esas experiencias generan unos sentimientos de inferioridad o limitación subjetivos que se tratan de compensar mediante unas metas decididas ya en la ëpoca infantil de la vida; metas encaminadas a hacer sentir al sujeto superior y dominador de su situación.
 
     -(3) Creencias personales relacionadas con las metas inconscientes del estilo de vida personal. Se relacionan con el tipo de sintomatología depresiva concreta (p.e paranoide, de culpa, autodespreciativa, etc) y comúnmente (Mosak, 1985) se agrupan en tres tipos de creencias principales (1-Exigencias al mundo sobre lo que uno
debería tener con quejas de intolerancia cuando no es así; 2-Exigencias a si  mismo/a de bondad o perfección personal con culpa o autorrebajamiento cuando no es así o 3-Exigencias de control y seguridad y ansiedad cuando el control no es seguro). Esas creencias suelen expresar las metas personales de compensación de los sentimientos de inferioridad. Esas creencias pueden coexistir en un mismo sujeto generando conflictos personales entre ellas (p.e entre la exigencia de ser bueno y el pedir al mundo lo que uno desea).
 
     -(4) Conductas y síntomas guiados por los propósitos inconscientes y reforzados por la respuesta del entorno social y relacional. Por lo general los propósitos inconscientes de estas conductas se deducen  por el efecto  que tiene sobre la conducta de las personas que se relacionan con el sujeto depresivo entre estas conductas y síntomas podemos destacar:

 A)--Desesperación, explotación y culpa: El método depresivo para lograr superioridad y seguridad personal no se descubre fácilmente de las manifestaciones de autodesprecio del sujeto. Aparentemente una persona que habla  tan mal de sí misma, de sus fracasos  no busca darse importancia. Más allá de  esa apariencia consciente, en el efecto de la conducta depresiva sobre los otros se descubre el propósito inconsciente: Puede ser el eximirse o evitar las obligaciones y tareas, haciendo que otros se hagan cargo de ellas; puede ser el ser importantes para otros recibiendo las atenciones necesarias para su enfermedad y por su incapacidad (Kurt Adler, 1961). 

        Conscientemente el sujeto depresivo se da cuenta de la ayuda de los otros y se lamenta de ser una carga para ellos. Mediante sus sentimientos de culpa, que a veces pueden ser delirantes, se erigen en jueces absolutos sobre la moralidad, demostrándose a sí mismos y otros, inconscientemente, su superioridad de su código moral: pero frecuentemente continuando con la conducta por la que se culpan. Así mediante la culpa aparecen ante sí mismo y los otros como personas muy noble y socialmente importantes mientras persisten en sus conductas inadecuadas.
 
 B)--Depreciación: Las anticipaciones pesimistas y catastrofistas del sujeto depresivo se convierten en una justificación inconsciente para evitar los esfuerzos y responsabilidades de cambiar su situación, además mediante las mismas recibe atención y demuestra su superioridad (inconscientemente insistimos) para que otros le puedan ayudar. 

C)--Intencionalidad, intentos y actos suicidas: Es frecuente que tras una ideación, intento o acto suicida exista un propósito y una comunicación inconsciente dirigida a otras personas: suele ser un método de venganza y protesta. Por lo general el propósito inconsciente es de hostilidad hacia otros. Conscientemente el sujeto salvaguarda su imagen personal justificando su intención suicida  mediante excusas de  incapacidad para mejorar su situación personal, racionalizándolo como un acto altruista  o como una forma de ser una carga para otros. En otras ocasiones, en sujetos con dificultades para admitir las necesidad de ser ayudados (p.e narcisistas) puede convertirse en una forma de recibir ayuda  socialmente aceptada mediante  una terapia. El recibir tratamiento por un intento suicida puede ocultar el propósito inconsciente de obligar a otros a deponer o cambiar su actitud con el sujeto depresivo 

      .En el mantenimiento de una depresión tiene suma importancia los siguientes factores: 

         (1) La presencia en determinadas depresiones de factores biológicos (bioquímicos, endocrinos, etc) que afectan negativamente a la funcionalidad del cuerpo y a la autoestima personal, reduciendo la capacidad del sujeto y siendo este atendido y reforzado por el entorno en sus limitaciones  (físicas y psicológicas). Es la referencia adleriana clásica a la inferioridad orgánica y su vivencia y efectos subjetivos (sentimientos de inferioridad). 

         (2) La presencia de factores psicológicos y sociales: 1-La creencia de que uno no es responsable de este estado o enfermedad y que no puede hacer nada para evitar su aparición y su evolución. 2-La atención del entorno a los síntomas depresivos que son reforzados por esa atención, así como la carencia de experiencias relacionales y de éxito en otras áreas distintas a la del circulo y vida habitual del sujeto depresivo. 3-La autocompasión por sí mismo y las preocupaciones catastrofistas por las consecuencias del estado depresivo y sus síntomas. 4-El Estilo de  Vida del sujeto depresivo, es decir sus creencias personales sobre sí mismo, los otros y la vida, las metas de compensación relacionadas con este estilo de vida (personalidad) y las conductas  y efectos derivadas de la misma.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada