ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA ADLERIANA-Enlace a facebook

domingo, 10 de marzo de 2013

ESTILO DE VIDA EN TRES FASES TEORICAS



2.7. Estilo de vida y  su contexto de formación:



 
2.7.1. Del sentimiento de inferioridad al afán de superación.
 
 Todos los seres vivos tienden a asegurar su existencia y a evitar las amenazas contra la misma. Con este fin han desarrollado una serie de "medios activos y pasivos" para asegurar su existencia cuando la perciben amenazada. De hecho la primera obra de Adler, alabada por cierto por Freud, "Estudio sobre la inferioridad orgánica y su compensación psíquica" de 1907, la dedica a estudiar las compensaciones presentadas por personas aquejadas de diversas minusvalías físicas. . En la fase inicial de la psicología adleriana se recalca el aspecto compensatorio, de la tendencia a la seguridad, amenazada en las personas por deficiencias orgánicas o psíquicas. Esta conceptualización, ha llevado a creer que Adler  defiende la aspiración o la "lucha de poder" como forma esencial de compensación. Sin embargo, Adler rechazó tal idea (que fue primordial en Nietzhe), ya que la lucha de poder es solo un modo, no el único de buscar seguridad compensadora; y además una forma avocada a generar problemas.

1) Primera fase teórica: La inferioridad orgánica y su compensación


 La primera teoría de Adler está más vinculada al modelo médico pues supone una deficiencia orgánica real a la base del desarrollo de la psique normal y patológica. Además la desarrolla como miembro asociado al movimiento psicoanalítico freudiano, con el que rompería en 1911.
   En este momento supone que a la base de todo trastorno emocional existe una deficiencia orgánica física, morfológica o funcional que el organismo trata de superar  de diversas formas(1) aumentando la actividad funcional del órgano paralelo (p.e de un riñón ante insuficiencia del otro), (2) aumentando la actividad posterior de ese mismo órgano afectado (p.e ejercitando los movimientos en una persona con limitaciones para andar), (3) de otro órgano físico (p.e desarrollando la capacidad de discriminación visual en una persona con deficiencia auditiva) e incluso  (4) desarrollando una especial habilidad para una función psíquica (p.e la capacidad de componer música en una persona con deficiencias auditivas, como en el caso de Beethoven). La compensación de la deficiencia real puede ser por lo tanto física y/o psíquica.
   Dos factores importantes en la capacidad de adaptación normal o patológica ante la inferioridad orgánica serian el "instinto de agresión" que Adler entiende como la manera activa de encarar las dificultades, y la necesidad afectiva de la persona que le vincula a otros de manera adecuada o inadecuada. De la educación y preparación del niño dependerá en parte la capacidad de este para adaptarse a sus inferioridades orgánicas o funcionales reales.
                                                           



 2) Segunda fase teórica: El sentimiento de inferioridad y su compensación


 En el desarrollo de esta segunda teoría presenta el Sentimiento de Inferioridad como algo universal y común a todos los seres humanos, siendo una vivencia normal. El niño pequeño tiene una vivencia de inseguridad que cuando en su desarrollo evolutivo (los 5 primeros años) llega a ser consciente es estructurada como una posición o esquema mental, "como si" se encontrara en una posición de minusvalía, deficiencia, discapacidad  o inferioridad que intenta dominar y reducir aspirando a una postura de superioridad y dominio (diríamos actualmente en términos cognitivos de controlabilidad y expectativas de autoeficacia). Para esa compensación tiene a su medio tanto "métodos activos y agresivos" que hace que luche con su medio y con los otros para dominarlo (lucha de poder), o usa "medios pasivos y regresivos" empleando la debilidad y el desvalimiento como forma de compensación.
  Tradicionalmente se atribuye a Adler la creación del concepto de "Complejo de Inferioridad". El mismo Adler rechazo este concepto como equivalente al de "Sentimiento de Inferioridad". Los sentimientos de inferioridad no son en si mismos anormales ya que llevan a las personas a mejorar sus situaciones de la vida. El Complejo de Inferioridad es una forma desviada del sentimiento de inferioridad, ya que supone una "sobrecompensación" anormal y extrema del sentimiento de inferioridad  caracterizada por una actitud derrotista ante las posibilidades de cambiar la situación de la vida de la persona (diríamos hoy de indefensión depresiva extrema).
   Al desarrollo normal o anormal del sentimiento de inferioridad y su compensación contribuyen una serie de condiciones primarias (que tienen lugar en la primera infancia 0-5 años), y otra serie de condiciones secundarias que pueden aparecer en las primeras etapas del desarrollo de la persona o en años posteriores:

A) Condiciones primarias: (0-5 años de vida)
      1º-La posición de partida común a todos los seres humanos de desvalimiento y dependencia de la infancia
      2º-Las actitudes erróneas de la educación:
(1)Niños abandonados, no deseados o no amados, (2) La educación autoritaria, (3) El exceso de mimo y protección (del cual el llamado "Complejo de Edipo" es un ejemplo),  (4) Las sobre exigencias parentales, (5) La educación indiferente o de dejar hacer extremo y (6) La educación con actuaciones inconsecuentes y contradictorias.
       3º-La situación del grupo de referencia:
Si el niño  o la niña se encuentra en una determinada constelación familiar como : (1) Hijo único (tendencia al exceso de mimo, protección y mala preparación para la vida), (2) Hijo mayor (experiencia de  destronamiento" por el siguiente hijo, "complejo de Caín", conservadurismo frecuente..), (3)Segundo hijo (luchador, ambicioso, progresista o resignado y pasivo)  (4) Hijo menor (especialmente mimado)
 B) Condiciones secundarias: (antes o después de los 5 años)
        1º-Inferiridad orgánica y constitución somática: (1) Vivencia de la propia deficiencia (en sentido negativo o positivo como afán de superación), (2) Invalidez física, (3) Defectos estéticos exagerados (estatura exageradamente alta o              baja, fealdad extrema.).
        2º-Situación social y económica desfavorable (pobreza, condiciones de vida desfavorables...)
        3º-Prejuicios y roles desfavorables hacia la condición sexual de ser hombre o mujer. Es frecuente las condiciones culturales de rechazo y dominio hacia el sexo femenino (Adler defendió la igualdad de sexos en condiciones de  vida y acceso a recursos).
       4º-Sucesos biográficos adversos como desgracias, traumas, situaciones conflictivas y vivencias de fracaso.
Es importante señalar que los sentimientos de inferioridad y sus compensaciones, en la primera y segunda teoría adleriana, no derivan directamente de las condiciones primarias o secundarias vividas por la persona sino que están deben ser  construidas de modo negativo o positivo por la persona, mediante sus "opiniones, ficciones o esquemas aperceptivos subjetivos". La fórmula seria : S.I= F(CxO) : es decir los sentimientos de inferioridad están en función de la interacción entre  las condiciones de vida (C) y la construcción subjetiva de los mismos (O). En este sentido la teoría de Adler es cognitiva y  constructivista, aunque también social y contextual.

                                                          


3) Tercera fase teórica: Fracaso del Estilo de Vida


   Se invierte la fórmula de que el sentimiento de superioridad era un intento de compensación dependiente del sentimiento de inferioridad, por la fórmula de que el sentimiento de inferioridad y sus compensaciones derivan del fracaso de las metas del  sujeto para asegurarse la vida, del sentimiento de superioridad. Ahora el sentimiento de superioridad se entiende como las metas de superación y desarrollo personal. De hecho, los adlerianos actuales entienden el sentimiento de superioridad como "afán de superación". La fuerza motivante principal detrás de toda actividad será el encontrar un dominio de las condiciones y tareas de la vida, que deriva en significados, propósitos, guiados por metas en la vida. A este objetivo también se le llamado de otras formas como autoactualización, autoexpansión o competencia.
   En su evolución, Adler está lejos del falso cliché de la lucha de poder y del simple paradigma de la compensación del sentimiento de inferioridad.
   De esta manera, conservando las condiciones primarias y secundarias que influyen en el desarrollo del estilo de vida, de las opiniones, esquemas o actitudes del sujeto; cada persona puede construir dos tipos de actitudes en la lucha por tener significado en su vida:
(1) Metas estrechas y centradas en si misma, que lleva al individuo a actitudes egocéntricas y no sanas.
(2) Metas centradas en el interés social, en la contribución al desarrollo humano, a la cooperación y a la superación de      las dificultades de la vida.
   El Interés Social ocupará en esta tercera teoría un papel central (Superioridad e interés social, Adler 1928-1937)
"La teoría madura adleriana consiste en que todo sujeto busca significado y aspira a la perfección (como fin ficticio o meta ideal). Cuando fracasa esto (y el fracaso comienza en la infancia, estilo educativo erróneo, etc.) surgen sentimientos de inferioridad. Estos sentimientos de inferioridad pueden ser compensados mediante objetivos “útiles” de manera que aumente el sentimiento de comunidad (afán de superación, NO: esfuerzo de significación), o bien mediante objetivos “no-útiles” y sin sentimiento de comunidad (afán de superioridad o de poder, nunca: voluntad de poder, esto es falso y sólo nietzscheano). El afán de superioridad tiene dos manifestaciones: una activa y dominante (Machtstreben, afán de superioridad o de poder propiamente dicho) y una pasiva que domina con la debilidad: el afán de notoriedad (Geltungsstreben). Este último se ha traducido –equivocadamente- por esfuerzo de significación, pero es incorrecto. La palabra Geltung en alemán significa algo como ser valorado, apreciado, pero no hay traducción equivalente.” (Oberst, 2003)

                                                
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada